¿Qué es?

La miopía se produce cuando el globo ocular es largo en relación con el poder de enfoque de la córnea y el cristalino del ojo. Esto provoca que los rayos de luz se enfoquen en un punto delante de la retina y no en su superficie. También puede deberse a que la córnea, el cristalino o ambos son demasiado curvos para la longitud del globo ocular. Y, en algunos casos, a ambos factores.

Sus síntomas son la dificultad para ver objetos distantes, junto con agudeza visual al mirar de cerca, entrecerrar los ojos, fatiga ocular y dolores de cabeza.

Con la técnica Lasik –de cirugía refractiva– se separa la delgada capa de la superficie de la córnea y se pliega hacia atrás; a continuación, el láser retira parte del tejido corneal y, después, se vuelve a colocar la capa a su posición original. En personas miopes, el objetivo es aplanar la córnea. A continuación, se deja que la córnea sane naturalmente. Así, la acción del Láser modifica o moldea en forma definitiva la córnea para corregir la miopía.

  • Diagnóstico rápido
  • Evaluación gratuita
  • Controles postoperatorios
Consejos postoperatorios

• Aplicar colirios indicados por el cirujano. • Usar anteojos de sol. • No frotar los ojos. • Asistir a control al día siguiente, a la semana, al mes y a los 3 meses de la cirugía. • Esperar una semana para bañarse en la playa o piscina y evitar deportes de contacto.