¿Qué es?

La presbicia es un proceso normal que comienza a partir de los 40 años de edad, caracterizado por la pérdida de flexibilidad del cristalino del ojo. Los primeros síntomas son el cansancio visual, los dolores de cabeza y alejamiento de la distancia de lectura. Esto empeora progresivamente, obligando al uso de anteojos para leer, hasta que llega a su grado máximo alrededor de los 60 años. En ese momento, el cristalino, que ya está absolutamente rígido, comienza a perder su transparencia y con ello la buena visión aún con el uso de anteojos, situación que se denomina Cataratas.

El tratamiento clásico de la presbicia es el uso de lentes de lectura. Más recientemente la modificación de la córnea con láser (Presbiláser) ha tenido cierto éxito, no obstante, resuelve por un corto período de tiempo la dependencia de los anteojos de lectura, ya que el deterioro del cristalino continúa progresivamente.

Afortunadamente, desde hace ya 15 años existe un tratamiento definitivo de la presbicia. Este radica en el reemplazo del cristalino natural por un lente intraocular biocompatible, que gracias a su multifocalidad restituye la visión de lectura. Esta tecnología ha mejorado con el paso de los años y hoy corrige además la visión de la distancia intermedia (computador), transformándose así en una solución de excelentes resultados técnicos y de carácter definitivo.

El procedimiento es ambulatorio, rápido e indoloro; se realiza con anestesia tópica (gotas), microincisiones y lentes multifocales plegables, permitiendo al paciente volver a sus actividades habituales en un par de días sin mayores molestias.

En nuestra clínica los cirujanos oftalmólogos especialistas en cirugía refractiva viajan en forma regular desde Santiago, lo que, junto a nuestro equipo clínico y la tecnología de avanzada que utilizamos, permite obtener exitosos resultados.

  • Diagnóstico rápido
  • Evaluación gratuita
  • Controles postoperatorios

Otros tratamientos

Consejos postoperatorios

• Aplicar colirios indicados por el cirujano. • Usar de anteojos de sol. • No frotar los ojos. • Asistir a control al día siguiente, a la semana y al mes de la cirugía. • Reincorporarse a su trabajo a los 2 o 3 días. • Evitar deportes de contacto y natación durante 10 días.